Pie diabético:

La diabetes mellitus es una enfermedad silenciosa que en muchas ocasiones no da señales hasta que es demasiado tarde por eso recomendamos una serie de pautas sencillas que pueden hacer en su hogar:

  • Controlar los niveles de azúcar.
  • Examinar los pies, buscar cortes, ampollas, roces.
  • Cuidar la higiene y el correcto secado. Usar agua tibia evitando quemarse.
  • Hidratar la piel con cremas especiales para pies.
  • No cortarse las uñas solo, antes es preferible limarlas.
  • No andar descalzo, en el suelo puede haber objetos que no vemos.
  • No fumar
  • Poner las piernas en alto para mejorar la circulación sanguínea.
  • Hacer algo de ejercicio, pasear puede ser muy beneficioso.
  • Si encuentra alguna lesión acudir al PODOLOGO, no intentar curarse con cuchillas o callicidas.

Calzado para personas mayores:

  • No debe tener tacón, en caso de necesidad éste no debe superar los 3 cm, será ancho y rígido. La suela deberá tener entre 7 y 15 mm de espesor.
  • Debe ser flexible.
  • La puntera será redondeada o cuadrada, nunca puntiaguda o estrecha.
  • La suela para mayor adherencia presentará dibujo.
  • La horma corresponderá al ancho del pie.
  • No debe tener costuras o relieves internos.
  • La suela debe ser flexible para permitir un buen despegue en la marcha.
  • Disponer de varios tipos de calzado adecuado para cada actividad.
  • El calcetín deberá ser en un alto porcentaje de fibras naturales.
  • El calzado debe proteger del frío y la humedad pero ser transpirante también.

Pie de la embarazada:

  • Usar calzado cómodo, flexible y amplio. No usar tacón estrecho y alto, no debe superar los 4 cm.
  • La puntera será amplia en el calzado permitiendo mover los dedos.
  • Evitar presiones de medias o calcetines, así como ropas ajustadas.
  • Usar medias de descanso, ayudaran a la circulación.
  • Hacer ejercicio.
  • Si no puede cortarse las uñas o las durezas al PODOLOGO.
  • Hacer masajes desde los pies hacia la cintura favoreciendo la circulación.
  • No excederse en el peso.
  • Elevar las piernas durante 30 minutos para mejorar la circulación.
  • Elevar la zona de los pies en la cama entre 10-20 cm.

Prevenir micosis (hongos):

  • Mantener una correcta higiene diaria.
  • Secado exhaustivo sobre todo entre los dedos.
  • En los baños públicos usar chancletas o escarpines de goma. Evitar ir descalzo.
  • Controlar el exceso de sudoración.
  • Usar calzado de tejido natural, cuero, algodón… evitar los sintéticos.
  • Calzado transpirante.
  • No usar medias o calcetines de tejido sintético.
  • Ante cualquier duda consulte al PODOLOGO.

Para padres:

  • Aunque el niño sea pequeño no llevarlo constantemente en brazos, ir en el cochecito le permite moverse libremente.
  • No acelerar que el niño camine.
  • Mantener una buena higiene e hidratación de la piel.
  • Fomentar que el niño vaya descalzo en casa para un desarrollo más libre de los pies y la marcha.
  • Usar calzado acorde con la edad y las necesidades, que sea de su número, la horma ancha, el talón fuerte, la suela flexible, etc.
  • No heredar calzado, éste estará ya deformado, modificando la marcha del niño
  • Cuidar los problemas de obesidad.
  • Ante cualquier duda o anormalidad consulte al PODOLOGO.

Tener los pies sanos:

  • Lavarse a diario haciendo hincapié en el correcto secado, sobre todo entre los dedos.
  • El corte de las uñas debe ser recto, incluso dejando los laterales ligeramente más largos, así evitamos que se claven.
  • Evitar en los calcetines o medias el exceso de presión o las arrugas, pueden conllevar rozaduras o lesiones en la piel.
  • El zapato debe adaptarse al pie, nunca al revés, debe ser de cuero o fibra natural, flexible, de puntera redondeada, suaves, etc..
  • El tacón deberá ser ancho, nunca superar los 4cm de altura y rígido.
  • Consulte sus dudas y resuelva sus problemas de pies en el especialista, el PODOLOGO, nunca haga experimentos caseros con cuchillas o callicidas y atienda a sus dolencias nos darán pistas sobre el origen del mal.